Compartir en redes:

Todos los años el 13 de mayo se celebra el día de la UMOFC (Unión Mundial De Organizaciones Femeninas Católicas). Este año en comunión con la Oración por la Humanidad pedida por el Papa Francisco se unieron a la petición y el 14 de mayo a las 16.30, hora española, se reunieron en un cenáculo virtual 225 mujeres, acompañadas de Consiliarios de alguna de las organizaciones presentes.

Esté cenáculo era para las asociaciones de América Latina, Caribe y España. Los países participantes fueron: Argentina, Venezuela, Colombia, México, Estados Unidos y España. Unida también en oración, aunque no presentes, las mujeres de Cuba. De España participaron las tres organizaciones que pertenecen a la UMOFC: Acción Católica General, Manos Unidas y Adoración Nocturna Femenina.

En la monición inicial la Presidenta General de UMOFC, María Lía, decía:

Imploramos, desde ahora, al Espíritu Santo, y nos ponemos bajo el cobijo de María, como en el primer cenáculo, cuando la Virgen y los apóstoles rezaban en un “solo corazón” esperando Pentecostés, para que esta oración personal y comunitaria dé muchos frutos, salvadas las distancias de nuestra pequeñez, como en el primer Pentecostés.

La Oración del Día de la UMOFC, como hoy, siempre ha servido y sirve, por tres motivos:

En primer lugar, para agradecer a Dios por todos los beneficios recibidos y esta vez con mayor razón porque estamos iniciando el 110° aniversario de la fundación de la UMOFC: ¡toda una larga vida!

En segundo lugar, para renovar nuestra identidad, conscientes de que somos la única organización que se dedica a las mujeres, para impulsarnos a ser protagonistas en la evangelización y el desarrollo humano integral, reconocida por la Santa Sede como tal.

Y tercer lugar, para pedir la gracia de reafirmar nuestro compromiso como mujeres cristianas, junto a los otros 8 millones de mujeres que pertenecemos a las casi 100 organizaciones miembros de la UMOFC, de todos los continentes.

Y hoy, 14 de mayo, el Papa Francisco nos pide una Oración por la Humanidad, es decir, que nos unamos espiritualmente a los creyentes de todas las religiones en una jornada de súplica, ayuno y obras de caridad para implorar a Dios que ayude a la humanidad a superar la pandemia del coronavirus. Estamos en comunión con él, uniendo nuestra oración a la de tantos creyentes del mundo entero.

 

Antes de comenzar lo que fue propiamente la oración, se realizó una breve historia de UMOFC y se hizo una reseña de Pilar Bellosillo, mujer española que en 1961 es elegida presidenta de la UMOFC, cargo que desempeñó hasta 1974 y que está en proceso de beatificación. Además de mencionar el 110 aniversario del lanzamiento de esta institución.

 

A continuación, las claves del compromiso de la UMOFC:

  • Somos mujeres de fe, llamadas a permanecer en Cristo para llegar a la santidad por medio de la Eucaristía y Sacramentos, la escucha de la Palabra de Dios y Oración Personal.
  • Somos mujeres de fe, dispuestas a hacer del amor de Cristo una realidad palpable en nuestra vida.
  • Somos mujeres de fe, comprometidas a transmitir la fe por medio del testimonio de vida, palabras y acciones que reflejen el amor de Dios y su misericordia infinita.
  • Somos mujeres de fe, solidarias con nuestro prójimo en sus alegrías y tristezas.
  • Somos mujeres de fe, elegidas por Cristo para custodiar el depósito de la fe.
  • Somos mujeres de fe, con apertura a encontrar nuevos caminos creativos y audaces para ofrecer a los jóvenes espacios de encuentro y crecimiento donde descubran y disciernan su vocación dentro de nuestras organizaciones.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad