Compartir en redes:

La Comisión Permanente del Foro de Laicos de España ha seguido con inquietud la tramitación de la nueva ley educativa, siendo el campo de la Educación uno los pilares fundamentales a preservar de nuestra sociedad para el bien de las personas y pensando en el futuro.

A este respecto, la Comisión Permanente desea hacer las siguientes puntualizaciones:

  • En el centro de todo proceso educativo debe estar siempre la persona; es necesario salvaguardar su valor y dignidad.
  • La familia constituye la primera comunidad educadora y es fundamental asegurar la libertad de los padres en la educación de sus hijos.
  • La enseñanza es el gran soporte para la transformación de la sociedad. Es urgente y esencial seguir apostando por la educación integral con todas sus facetas – humana, científica, cultural, espiritual – y por ello consideramos imprescindible la formación moral en valores y una clase de religión que no sea devaluada.
  • Tratándose de una cuestión tan importante sería imprescindible que se abordara desde el mayor consenso social y sobre la base de un profundo diálogo. Al igual que muchos pensamos que no puede darse una ley educativa cada vez que cambia el signo político en el gobierno. Hay que trabajar pensando en el futuro y en aquellos que lo van a vivir.
  • Queremos una escuela volcada en las personas más vulnerables, luchando por lograr la igualdad de oportunidades de sus estudiantes y con una financiación suficiente que garantice la gratuidad.

En este tiempo son muchas las iniciativas que se han puesto en marcha para subrayar la importancia de un Pacto Educativo Global. Agradecemos y compartimos el esfuerzo y la implicación de muchas entidades, algunas de ellas vinculadas a nuestro Foro, que agrupan tanto a padres, como a docentes, centros de educación especial, antiguos alumnos u organizaciones de educación en el tiempo libre.

El Papa Francisco está convencido del poder transformador de la educación, porque “es sobre todo una cuestión de amor y responsabilidad que se transmite de generación en generación (…) Nuestro futuro no puede ser la división, el empobrecimiento de las facultades de pensamiento y de imaginación, de escucha, de diálogo y de comprensión mutua. Nuestro futuro no puede ser este”.

Por eso, creemos firmemente que “hoy en día se necesita una etapa renovada de compromiso educativo, que involucre a todos los componentes de la sociedad”

Madrid, 23 de noviembre de 2020.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad