Compartir en redes:

No había concluido el Congreso de Laicos, celebrado el 15 y 16 de febrero en Madrid con el lema «Pueblo de Dios en salida», que ya se afirmaba que la etapa decisiva sería el post-congreso. Ese es el momento en el que los participantes, enviados por las Diócesis y realidades eclesiales, llevarían a sus comunidades las conclusiones de un evento que desde la Conferencia Episcopal Española, organizadora del acto, se calificó como un «renovado Pentecostés».

Los meses siguientes al Congreso se ha elaborado un documento con las conclusiones y síntesis de las propuestas. A partir de este instrumento, ahora llega el momento de que se trasladen a las Diócesis. Con este objetivo, el delegado diocesano para el laicado de Segorbe-Castellón, Francisco Javier Vicente, convocó el miércoles 11 de noviembre una reunión con los congresistas que participaron para constituir un grupo de trabajo. En el encuentro también participó el Vicario de Pastoral, Miguel Abril.

Suscitar procesos

Francisco José Vicente propuso un recorrido para «mirar, sembrar y soñar» en el que prioritariamente se inicien «procesos que, bajo las claves de la sinodalidad y el discernimiento, susciten acciones concretas«. Los miembros del grupo de trabajo se dan un mes para estudiar las conclusiones y en diciembre volverán a reunirse. En este momento se irán perfilando las acciones concretar para difundir entre el laicado de Segorbe-Castellón el «espíritu» del Congreso de Laicos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad