Compartir en redes:

El sábado 19 de octubre tuvo lugar en Jaén el encuentro diocesano  de Laicos ante el Congreso nacional 2020. Estuvo enmarcado en un acontecimiento grande de la Iglesia Diocesana: la Feria de la Fe, que congregó a casi 10.000 personas y que pretendía hacer visible la realidad eclesial en un espacio público como es el IFEJA, el Recinto Provincial de Ferias y Congresos de Jaén, en el que se presentan continuamente múltiples realidades provinciales y nacionales.

La Feria de la Fe era al mismo tiempo la clausura de la Misión Diocesana 2019, que se ha desarrollado en los meses anteriores y en la que los laicos de las parroquias han tenido un papel principal e irremplazable, al asumir los roles de Visitadores (que han ido, en cada localidad, casa por casa anunciando a Jesús e invitando a las asambleas familiares que se iban a realizar), Anfitriones (recibiendo a los participantes de las asambleas en sus hogares o locales) y Misioneros (moderando los diálogos de las asambleas). En la Feria de la Fe, la Diócesis ha pretendido hacer lo que antes se ha hecho en las comunidades parroquiales: la Iglesia de Jaén, toda entera, sale de las iglesias para hacerse presente allí donde se hacen presentes todas las realidades de la sociedad jiennense.

La Feria se abrió con la llegada del Santo Rostro y la imagen de la Virgen de la Cabeza Peregrina, los dos símbolos de la Iglesia Diocesana, ante los cuales los numerosos asistentes de primera hora elevaron al Señor la oración de la mañana, en la que D. Amadeo Rodríguez Magro, el Obispo de Jaén, Mons. Amadeo Rodríguez Magro.

Tras la oración inicial, los laicos que habían participado en los meses anteriores en el proceso previo de reflexión en las parroquias, Delegaciones Episcopales y otros grupos o movimientos, y que había pedido su acreditación para participar en el Congreso Diocesano de Laicos, se dirigieron al Auditorio Guadalquivir del Palacio de Congresos.

El obispo de Jaén comenzó la sesión del Congreso Diocesano dirigiendo unas palabras a los asistentes, agradeciéndoles su entrega y generosidad.

Tras ellas, tuvo lugar la presentación del documento que resume las aportaciones de los diversos grupos de reflexión, que será enviado a la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, como comunicación de la Diócesis.

Después de la presentación, se dio turno de palabra a los asistentes para que pudieran comentar, lo que dio lugar a un interesante coloquio sobre los retos que plantea este camino  en la iglesia local de Jaén

Seguidamente se explicó brevemente a los asistentes cómo queda reflejado el puesto y el papel del laicado en la Diócesis con la renovación del estatuto de la curia Diocesana, según el cual los laicos, todos, englobados en el sector “laicado” de la Vicaría de Evangelización, independientemente de su edad o condición, aparecen al mismo tiempo como objeto de la pastoral de la Iglesia y como agentes de la misma (todos son evangelizados y todos son, al mismo tiempo, evangelizadores).

Finalmente fue presentado el camino que queda por hacer de cara al Congreso Nacional, explicando los cuatro itinerarios que se ofrecerán a los participantes (primer anuncio, acompañamiento, procesos formativos, presencia pública en la sociedad) y las dos líneas transversales que atravesarán los cuatro itinerarios (sinodalidad y discernimiento).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad