Compartir en redes:

El pasado jueves 4 de febrero tuvo lugar una reunión del Obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca con los laicos del equipo diocesano y los laicos representantes de los arciprestazgos. El encuentro fue telemático que terminó con un diálogo abierto con los laicos participantes y con la propuesta de un itinerario para continuar el trabajo en este curso pastoral.

Mons. Lorca Planes manifestó su alegría por volver a verse y desde el principio alentó a los participantes a vivir el Evangelio con ánimo y alegría. Recordó que la pandemia del COVID está alterando las cosas, es como los apóstoles en mitad de la tormenta del lago de Galilea, pero es necesario crecer en confianza y fe en el Señor Jesús. También han experimentado una respuesta generosa de sacerdotes, religiosos y laicos para mantener las puertas abiertas, celebrar la Eucaristía, atender a los necesitados.

También les recordó que se pusieron en marcha para preparar el previo del Congreso de Laicos “Pueblo de Dios en salida” con mucha ilusión y con más de 250 grupos funcionando por toda la Diócesis, participaron en el Congreso Nacional y ahora, después de este tiempo de parón por la pandemia, deben recobrar la ilusión y continuar la marcha para que emprenda en la Diócesis de Cartagena y sea más sinodal, tenga una participación más activa de los laicos y crezca en su estar en salida misionera. Además que vivir con espíritu de sinodalidad supone la aportación de todos para avanzar en la comunión, orar juntos, hacer silencio para escuchar a otro, corresponsabilidad, practicar el diálogo y el discernimiento para fijar los objetivos y las acciones pastorales.

En este Postcongreso comienza una etapa de continuidad que debe ayudar a descubrir cuál es la misión de cada uno en la Iglesia y es un tiempo en el que deben de trabajar en los cuatro itinerarios que van a ayudar a los cristianos de la Iglesia española: Primer anuncio, Acompañamiento, Procesos formativos y  Presencia en la vida pública.

Este encuentro finalizó recordando los 8 acentos que se deben cuidar por los laicos, según San Juan Pablo II:

  1. Promover siempre la dignidad de la persona.
  2. Defender la libertad de invocar el nombre del Señor.
  3. Respetar de derecho inviolable de la vida.
  4. Cuidar la familia.
  5. Hace crecer y mejorar en la práctica de la caridad.
  6. Animar a los laicos a participar en la vida pública.
  7. Trabajar por colocar a la persona como centro de la sociedad y que no sea sólo la economía o la ideología la que estén por encima.
  8. Evangelizar la cultura.

Y recordando las palabras el Papa Francisco de ser una Iglesia en salida misionera, que crece en sinodalidad y en el protagonismo de los lacios, que vive un renovado Pentecostés.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad